jueves, 14 de julio de 2016

¿Seguro que es mejor enseñar a pescar que dar los peces?

Si hay un lugar común manido, una metáfora cansina y manoseada en el mundo de la cooperación al desarrollo, es aquella de ‘mejor enseñar a pescar que dar los peces’. Cualquier cooperante que se precie la habrá escuchado un millón de veces la frasecita de boca de sus interlocutores ajenos al mundillo, cuando les intenta explicar su trabajo y estos reaccionan con lo de los peces para dar a entender que han pillado la idea de que la cooperación no es lo mismo que la caridad o la ayuda humanitaria.

No obstante, tal vez resulte interesante explotar hasta el final, y en todas sus consecuencias, la susodicha metáfora del pescado para ilustrar la complejidad real de la cooperación al desarrollo y destapar todo el paternalismo que la frase de marras en realidad esconde, pese a su tono condescendiente.

Pensemos pues en el tipo al que le estábamos dando el pescado, y supongamos por ejemplo que no hay río o mar alguno cerca de donde vive, o que, aun habiendo, carece de peces. En ese caso, enseñarle a pescar no tendría sentido alguno. Otra posibilidad es que sí haya peces en el río, pero corran peligro de extinción, de modo que mejor que enseñarle a pescar sea traérselos de otra parte donde sean abundantes.

Puedo ocurrir también, y de hecho sería bastante probable, que el pobre hombre sepa ya pescar perfectamente, pero que en realidad de lo que carece es de redes o caña para hacerlo. En ese caso lo que necesita es que le demos los aperos, y no que le sermoneemos sobre cómo se pesca; aunque, aun mejor, en lugar de entregárselos directamente, podríamos darle o prestarle el dinero para que se los comprara él, ya que tal vez sepa mejor que nosotros cuales son los más adecuados para sus necesidades.

Supongamos que finalmente gracias a nuestra ayuda con las enseñanzas o con los aperos, ahora logra pescar por sí solo… ¿qué va a hacer con todo lo que pesque? Una parte se lo comerá…pero si pesca más de lo que necesita, seguramente querrá venderlo. ¿Hay compradores cerca? ¿Cómo va a conservarlo hasta que se lo compren? Puede que necesite un equipo frigorífico y muchas cosas más.

Por otro lado, no sabemos si hay otra gente pescando ya en ese mismo río ni cuál va a ser su reacción si les sale un competidor nuevo. Si los demás también quieren vender su pescado en el mercado, a lo mejor no es descabellado que se asocien para afrontar conjuntamente los gastos de conservación y transporte hasta los consumidores.

Pero, y volviendo a lo más fundamental: es posible que a nuestro amigo simplemente no le guste nada pescar y prefiera dedicarse a otra cosa para ganarse el sustento, ósea que en lugar de enseñarle a pescar mejor le formamos en un oficio diferente, y una vez sepa hacer otra cosa y obtenga un trabajo, con el dinero que gane se podrá comprar peces, si quiere.

Podríamos escribir un libro entero con las diferentes opciones disponibles y sus ramificaciones, pero creo que con esto es suficiente… a fin de cuentas, la moraleja está clara: En realidad no sabemos si es mejor enseñarle a pescar, seguir dándole los peces, o no hacer ninguna de esas dos cosas sino algo completamente diferente.

Y no lo sabemos porque, antes de tomar esa decisión, necesitamos, primero de todo, recabar mucha información (¿hay suficientes peces en el rio? ¿Sabe ya pescar el hombre? ¿Cuenta con instrumentos para hacerlo…?).

Pero la información, los datos, aunque esenciales, no bastan…además, deberemos preguntarle a nuestro amigo que es lo que él quiere que hagamos…tal vez, en efecto, quiera que le enseñemos a pescar, o tal vez prefiera que le dejemos en paz, o puede que al final sea él quien nos enseñe a pescar a nosotros. 

Foto: Luis Echanove

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno

Pablex dijo...

Muy interesante, a lo cual quisiera añadir, como un ex agente de desarrollo, o ejecutor de proyectos sociales de la cooperación en mi País Bolivia. Proporcionamos las herramientas para pescar, transmitimos los conocimientos técnicos para pescar y les damos los mejores pescados para su producción, 'queriendo darle sostenibilidad al proyecto'. El objetivo... El incrementar los ingresos económicos del pescador' 'para mejorar su calidad de vida' OK. Y después que??? Logramos que el pescador y el asocio de cooperadores incrementen sus ingresos. SUPER!!! Objetivo cumplido, pero no vemos más allá. En que invierte ese incremento, sigue el pescador con una salud y educación deficiente.... pero tiene dinero!!!. No sabe como invertirlo. Le enseñamos a invertir, para que el desarrollo sea integral????. Mucho por analizar.... Saludos cordiales.

Jara dijo...

Me ha gustado mucho la reflexión. Se me ocurre que también podría ocurrir que sepa pescar perfectamente, pero a la pesca en su país sólo tengab acceso las empresas occidentales...

Nando dijo...

También puede pasar que el río este contaminado por una explotación de una multinacional aguas arriba.