viernes, 18 de diciembre de 2015

jueves, 17 de diciembre de 2015

domingo, 13 de diciembre de 2015

martes, 17 de noviembre de 2015

Lagrimas por Gwoza

París ha sido atacada por el terrorismo yihadista, al igual que Abuja, Bagdad, Damasco, Nueva York, Beirut, Ankara, Karachi, Madrid, Bombay, Londres …todas las cuales han sufrido horrendos atentados similares en el pasado reciente. Pero, aunque el dolor provocado por los fanáticos en esas urbes ha sido inmenso, las verdaderas ciudades mártires del terror yihadista son aquellas en las que la sangrienta presencia brutal del DAESH y sus grupos afiliados no tiene lugar en un súbito momento de terror únicamente…sino 24 horas al día, 7 días a la semana, durante meses…. y años. 

Docenas de poblaciones a lo largo y ancho del mundo musulmán se encuentran ya en manos del mal llamado Estado Islámico y sus diferentes facciones. Ciudades muchas de ellas habitadas por varios cientos de miles de personas, y de varias de las cuales probablemente no habéis oído hablar antes en vuestra vida… me refiero a sitios como Al Mukalla ( en Yemen, con 530,000 habitantes… más o menos la misma población que Zaragoza); Mosul (Irak, 1,840,000, más que Barcelona), Sirte (Libia, 80,000, como Marbella…y también bañada por el Mediterráneo), Al-Raqqah (en Siria, 330,000, cifra similar a la de Alicante) o Gwoza (Nigeria, 270,000 , equivalente a Gijón , por ejemplo). 

 A día de hoy se estima que 15,000,000 de civiles viven en las zonas controladas por el DAESH y otros grupos yihadistas radicales, principalmente en Siria e Irak pero también en Somalia, Nigeria, Pakistán…

Otros 32,000,000 de musulmanes más viven en Arabia Saudita,bajo un régimen político despótico, guiado internamente por exactamente los mismos principios ideológicos que el DAESH (el wahabismo o salafismo), bajo la mano de hierro de la versión más brutal de la sariah, donde tienen lugar más decapitaciones cada año que en el propio territorio controlado por el DAESH y los derechos básicos de mujeres, minorías religiosas e inmigrantes son pisoteados de modo sistemático exactamente de la misma manera. 

Yo lloro por todos esos millones de personas: por los muertos en París, sí… y por los de Madrid, Londres o Beirut….y lloro también por los que día a día viven sometidos al terror wahabita, ejercido tanto por grupos terroristas enemigos ….como por regímenes políticos amigos de occidente.

(Foto: Luis Echanove)

viernes, 13 de noviembre de 2015

Guatemala- El comic

Queridos amigos

Acabo de terminar de dibujar/escribir un cómic (o novela gráfica...como se dice ahora), ambientado en Guatemala en 1997, basado en hechos reales (autobiográfico en realidad!) sobre cooperantes, indígenas mayas y el conflicto. 

Si queréis echarle un vistazo, aquí tenéis el link, donde podréis leerlo íntegramente en línea




lunes, 9 de noviembre de 2015

martes, 3 de noviembre de 2015

Nada en medio

Yo te quiero por cosas muy cotidianas,
como tu manera de inclinar la cabeza
cuando sales de la ducha,
o el modo despistado con que miras
a través del cristal cuando viajamos en coche.

Te quiero porque te gusta que la gente
sonría cuando hablas, y porque,
aunque casi nunca lloras del todo,
cuando lo hace me conmueves
hasta romperme de cuajo por dentro.

Te quiero porque eres flaca y tu cintura suave,
porque duermes con antifaz
y bebes a sorbos los placeres de la vida.
Te quiero a lo largo de tus piernas infinitas
y de tus labios jugosos.

Y te quiero también por las cosas grandes,
por los logros difíciles,
las horas de desvelo
y las conversaciones dolorosas.
Te quiero porque la vida sin ti
no es vida, sino vacio.

Te quiero porque allí donde tú acabas
yo empiezo,

y no hay nada en medio. 

domingo, 7 de junio de 2015

Elecciones generales: El PP ganará (por la mínima) en votos, pero sólo logrará 120 escaños en el parlamento y no podrá formar gobierno

En las autonómicas y municipales el PP ha tocado fondo. Ha obtenido tan solo un 27% de los votos, el porcentaje más bajo en 25 años. Ha sido votado pues, tan solo por su base más acérrima, por la derecha sociológica, aquella que jamás cambiará su voto a un partido de centro liberal o de izquierda, pase lo que pase.  

Así pues, los populares no van a tener menos votos de los que han logrado…pero no es tampoco previsible que recuperen apoyo cara a las generales y que una parte de su antiguo electorado, ahora desafecto, vuelva al redil popular.  

Es fácil explicar porqué el PP seguramente no logre en las elecciones parlamentarias mejores resultados que en el 24 M: El contexto que ha conducido a la debacle popular (alta percepción de corrupción, aumento de la pobreza por la crisis y nefasta política de comunicación por parte del gobierno) no va a mejorar los meses que restan hasta las generales: El goteo de noticias sobre corrupción en el partido de Rajoy va a proseguir; los efectos de la mejoría económica distan mucho aun de notarse en los bolsillos de las mayorías y es difícil imaginar que gobierno o Partido Popular sean capaces a partir de ahora de vender mejor lo que hacen, estando como están sumidos ya en  una actitud defensiva, de retirada, y hasta con gérmenes de enfrentamiento interno que dificultan el ímpetu necesario paras lograr un integral lavado de cara y liderazgo.

El ‘miedo a los radicales’, último cartucho político que podría quedarle al PP para salvar los papeles y arañar más voto de los segmentos sociales más conservadores (pensionistas, voto rural…) ya no va a servir de mucho. Primero, porque ahora esos ‘radicales’ van a ocupar puestos de poder en ayuntamientos y comunidades, y por tanto, en el imaginario sociológico, pasarán a estar revestidos de una dosis de institucionalidad que ‘amansará’  un poco su aspecto ‘ anti-sistema’  cara al electorado más conservador. Y segundo,  porque en todo caso, de haber ‘tránsfugas’ que votaron en los municipios y CCAA a  Podemos y otras plataformas de izquierda y quieran variar su voto en las elecciones parlamentarias, la inmensa mayoría  de esos votos no pasarán al PP, sino más bien al PSOE o, como mucho, a C’s.

Un trasvase amplio de votos de C‘s al PP tampoco es previsible ya. C’s ya obtuvo en las municipales y autonómicas peor resultado de lo que auguraban las encuestas, seguramente porque una parte de los tradicionales votantes del PP que habían declarado a los encuestadores en los meses previos su intención de votar al partido de Rivera se arrepintieron en el último momento y prefirieron volver a ser fieles al PP, aunque fuera tapándose la nariz. C’s ha logrado resultados más modestos de lo que algunos auguraban, pero probablemente también más firmes: Su electorado es liberal de centro y no va a dar ya marcha atrás.

Según algunos, mucho votante popular prefirió quedarse en casa el 24 M, pero en las generales, esa , masa silenciosa  se movilizará para dar apoyo a su partido. Es cierto que la participación cayó un poco comparada a los niveles habituales: fue del 65%, frente al 72%  de las generales de 2011. No obstante, atribuir toda margen a supuestos votantes del PP es irrealista: Una  parte significativa de esa diferencia se deben en realidad a la emigración.

Muchos de esos antiguos electores que ejercieron su derecho al voto en  2011 y que no han acudido a votar en 2015 no lo han hecho porque simple y sencillamente han emigrado y ahora viven fuera (y votar desde el exterior se ha convertido en algo demasiado intricado, cuando no imposible para muchos). Según mi cálculo, hablamos al menos de un 2% del censo electoral. En las generales muchos seguirán sin poder votar, y de poder hacerlo, de todos modos, muy pocos lo harían al PP. Si en las generales, como es previsible, la participación electoral sube, lo hará en beneficio no solo del PP, sino de todos, y por tanto, los efectos en las proporciones de votos serán poco significativas.

Por otro lado, no hay ninguna razón para no asumir que el 24 M también se dio un cierto abstencionismo de castigo entre el electorado del PSOE así como, sin duda, en UPD y en IU.  En resumen: no fueron solo muchos ex votantes del PP los que esta vez no votaron, sino también desafectos de otras formaciones, no suficientemente tentados para votar a otro partido. 

En resumen: El PP no va a conseguir menos en las generales de lo que obtuvo el 24 M, pero tampoco mucho más. Extrapolar los resultados de las autonómicas a las elecciones parlamentarias es pues un ejercicio bastante razonable. 

Gonzalo Prieto, en su blog Geografía Infinita, ha llevado a cabo ese tedioso ejercicio de extrapolación;  tedioso, sí, porque implícita ajustar los de cada provincia a la realidad del numero de diputados electos por cada una. Para las comunidades en las que no hubo elecciones el 24 M , ha utilizado o bien os datos de las últimas elecciones (Andalucía) o los de las últimas encuestas solventes (País Vasco, Cataluña y Galicia).  

Y… ¿cuál es el resultado de dicha extrapolación? Pues que el Partido Popular sumará unas 120 actas parlamentarias…es decir, perderá un tercio de su actual representación en el Congreso (186 diputados) y quedará lejos, lejísimos, de la mayoría absoluta (176 diputados)… 

No creo que a nadie le resulte una sorpresa el que el PP, con toda certeza, vaya a perder la mayoría absoluta. Lo chocante es que su caída en cuanto número de diputados pueda a ser tan mayúscula. Al fin y al cabo es un simple reflejo de la sangría de votos sufrida.  

No obstante, la clave o no para saber si pese a tales resultados los populares va a poder o no seguir gobernando, es saber qué resultados obtendrán los otros partidos con los cuales los de Rajoy pondrían eventualmente lograr acuerdos de investidura. 

Y aquí es, precisamente, donde la burbuja de un posible nuevo gobierno popular pincha por completo: Ciudadanos no va a poder salir al rescate de la derecha, por dos principales motivos: El primero es que, como ya sabemos, el 24 M ha demostrado que el partido de Rivera es capaz de movilizar solo a una parte muy limitada del electorado, pese a los augurios optimistas de algunas encuestas previas. Y el segundo motivo, y tal vez el fundamental, es que en España y debido a la que muchas circunscripciones electorales cuentan con un numero demasiado pequeño de diputados, es prácticamente imposible para la cuarta fuerza política lograr representación. En 26 de las 50 provincias españolas se elijen a 5 diputados o menos, lo cual deja a C’s sin posibilidad alguna en las mismas. Así pues, salvo en las provincias más pobladas, los votos a C’s no van va a traducirse en diputados. A resultas de ello, lo más probable es que Ciudadanos logre entre 20 y 25 diputados.

Además de con C’s, el PP podría eventualmente contar con los apoyos de los pequeños partidos regionalistas de centro-derecha (UPN, Colación Canaria, Partido Regionalista de Cantabria…) los cuales como mucho sumaran unos 10 diputados. En cambio, y debido a su deriva soberanista, es muy poco previsible hoy por hoy que CiU votase a favor de un gobierno del PP. 

120 señorías del PP, mas 25 de C’s y 10 de otros partidos…suma 155; es decir, 31 votos por debajo de la mayoría absoluta y menos votos de los que PSOE y Podemos seguramente lograrán.  

Así pues, el Partido Popular, no va a gobernar en España tras las generales, salvo una improbable ‘ gran coalición’ con el PSOE.   

Gobernará, seguramente, la izquierda, pero… ¿qué izquierda?… ¿PSOE, Podemos…o ambos juntos? De eso hablaremos en el próximo capitulo.